Cita previa: 955 688 554

Centro de Atención Temprana y Educación Especial
  
  
1. LA HABITACIÓN DE ESTUDIO. CÓMO CREAR UN AMBIENTE DE TRABAJO ADECUADO.
    Para ayudar a generar un ambiente de estudio que fomente una mejor concentración y focalización del niño en la tarea, es importante tener en cuenta una serie de recomendaciones:

    - Estudiar siempre en el mismo sitio facilita la creación de un hábito de trabajo, además de ahorrar tiempo buscando una ubicación, reorganizar el ambiente, trasladar materiales…

    - Lo ideal es que la mesa sea amplia, esté orientada hacia una ventana para que llegue luz natural y que a su espalda (y por tanto fuera de su vista) quede el resto de la habitación, evitando que se distraiga con juguetes, la cama, la puerta…

    - La mesa ha de estar despejada y sólo debe haber material de trabajo. Cualquier elemento ajeno al estudio es un potente distractor para el pequeño, que buscará excusas continuamente para dejar de hacer los deberes. El cuarto estará más o menos ordenado, pero al menos el sitio de trabajo, es decir, lo que él ve mientras está sentado trabajando, ha de estar impecable. Un ambiente ordenado es básico.

    - Tener al alcance y siempre en el mismo lugar el material que necesitará: Estuche, lápices, colores, folios, regla, tijeras, botella de agua, reloj…

    - No escatimar en iluminación, preferiblemente azul. Si es diestro la fuente de luz ha de estar en la izquierda y al revés si es zurdo. Igualmente es importante controlar la temperatura, con frío o mucho calor es complicado concentrarse.

    - Ventilar la habitación un poco antes de sentarse a estudiar. Un ambiente cargado provoca dolor de cabeza, fatiga y somnolencia.

    - La puerta abierta, así podrás mirarle de vez en cuando y comprobar que realmente está trabajando y reforzarle por ello. Evitar transmitir que no nos fiamos o que le estamos controlando.

    - Tener un calendario de pared, donde tenga de forma más visible las anotaciones importantes de su agenda, como fechas de exámenes, trabajos, excursiones, actividades extraescolares…

    - Y por último y más importante, silencio y distracciones fuera:

    • Si tiene móvil, es absolutamente imprescindible que esté fuera del cuarto y apagado.
    • Tampoco se recomienda ordenador si no es estrictamente necesario (redactar un trabajo). Para buscar información hay enciclopedias que se pueden instalar sin necesidad de tener internet activado. “Buscar en internet” suele ser la excusa preferida para quien luego va a distraerse. El módem se puede/debe apagar mientras sea la hora de estudio.
    • Tampoco se recomienda que haya televisión, radio o use auriculares para escuchar música. La música puede ser adecuada para comenzar a trabajar, pero hay que tener en cuenta que cualquier elemento distractor ambiental reduce la capacidad atencional en la tarea.
    • Respetar su trabajo. Eso implica tener la consideración de mantener un relativo silencio en casa, no hablarle a gritos, bajar el volumen de la televisión, no interrumpir su trabajo si no es necesario, avisar a las visitas de que el pequeño está estudiando y que bajen la voz….

2. DESARROLLO DE HÁBITOS DE ESTUDIO.
    Implementar hábitos en nuestras actividades cotidianas supone un ahorro de tiempo y una disminución de ansiedad. Ahorramos tiempo porque ya sabemos qué tenemos que hacer, y cómo hacerlo. También evitamos la ansiedad que genera la incertidumbre, porque controlamos en qué momento y durante cuánto tiempo más o menos tendremos que estar ocupados realizando tareas que son obligatorias y no de ocio.

    En los hábitos de estudio sucede lo mismo. Las continuas batallas con los pequeños para atrasar la hora de ponerse a hacer los deberes “un ratito más”, o las quejas o llantos por encontrarse tareas imprevistas debido a una mala organización u olvido, son consecuencia de una mala instauración, o directamente una falta de existencia de buenos hábitos. Estas continuas peleas y malestar entre padres e hijos, derivados de la ausencia de normas claras y constantes, se acaban asociando al hecho de estudiar o hacer los deberes, y se fomenta una visión negativa del estudio y del trabajo en casa, que puede llevar al fracaso escolar.

    Para prevenir problemas asociados al estudio vamos a explicar una serie de reglas orientativas que pueden favorecer un desarrollo adecuado de hábitos de trabajo:

    1. Horario visible, realista y esquemático: Lo ideal es hacer un horario específico para cada semana. No tiene que ser perfecto, ni bonito. Tiene que ser práctico, útil. El domingo por la tarde o el lunes antes de empezar a hacer los deberes se anotan:

    a. Las actividades obligatorias habituales, como las actividades extraescolares.

    b. Las programadas no escolares, por ejemplo alguna cita del médico, visitas a la familias, recoger el cuarto, fregar.

    c. También las específicas de esa semana, como el examen de lengua y entregar el trabajo de inglés.

    d. Los huecos restantes se reservan para anotar tanto las horas de estudio/trabajo como para los periodos de descanso y juego.

    El horario será más completo cuanto mayor sea el niño. Conviene dejar espacios “en blanco o comodín” de media hora o una hora para recuperar las horas de trabajo que, aunque estuvieran recogidas en el horario, no se han podido aprovechar por dificultades de comprensión, por un mal ajuste horario, o por imprevistos. Si, por ejemplo, pensábamos que con una hora podíamos tener estudiado el tema 8, pero no es así, se podrá volver a él en esos espacios reservados para tareas inacabadas.

    Al principio las estimaciones de tiempo precisado son poco ajustadas a la realidad del contenido a trabajar, pero poco a poco nos iremos conociendo más a nosotros mismos y sabremos organizar mejor las actividades y calcular el tiempo que cada una de ellas nos va a requerir para realizarlas satisfactoriamente.

    2. Empezar poco a poco: no es realista, ni saludable, programar cada minuto de la tarde desde el primer día, ni en niños pequeños ni en adolescentes. Sería adecuado empezar por fijar el objetivo de determinar una hora de comienzo de estudio diario inamovible y hacer que ésta se cumpla durante la primera semana (y, por supuesto, en las próximas). En esa hora se harán los deberes y se repasará la materia impartida de ese día.

    3. Repaso y listado: Antes de trabajar hay que ver a qué nos enfrentamos tanto a esa tarde específicamente como a esa semana en general. Se comienza anotando lo que hay que llevar hecho para mañana, y se va subrayando con color conforme se termine. Conseguimos así tener una orientación visual de cuánto y qué falta por hacer, y obtendremos reforzamiento al ver cómo avanzamos hacia la meta: todo hecho. Cuando terminamos lo más urgente (mañana), nos dedicamos a lo importante (la semana completa), adelantando trabajo si hay exámenes, repasando lo ya estudiado para fijar conocimientos, haciendo esquemas, buscando información para el trabajo de investigación de la semana que viene… aprovechando para ello, por ejemplo, los huecos “en blanco o comodín” del horario.

    4. Cuaderno de estudio: Asignar un cuaderno para el estudio en casa, donde hacer esquemas, dibujos, resúmenes, organizar el día… Se puede convertir en una herramienta de mucha ayuda para tener a mano el trabajo ya realizado, mejor que escribir en folios que se puedan perder. Hacer anotaciones mientras se lee el tema es muy importante, así como pequeños esquemas. Además, tenerlo todo recogido en un cuaderno de estudio es una opción muy útil a la hora de repasar para el examen.

    5. Procrastinación: Esta palabra de moda expresa una forma de afrontar las obligaciones que es tóxica a corto y largo plazo. Aplazar, posponer las tareas, no te libra del peso de hacerlas, porque las mantienes en tu pensamiento como tareas pendientes, y generan ansiedad. De hecho, no sólo no te libras de ellas, sino que cuanto más tiempo se evitan y más lejos se aplazan, más poder ansiógeno acumulan, más malestar generan en tu pensamiento, y más difícil se hace afrontarlas después. Por eso, cuando hay que hacer algo, cuanto antes afrontarlo, mejor.

    6. Reconocimiento y recompensa: siempre es importante hacer sentir al niño que su trabajo es reconocido, que la organización y el orden es una conducta que valoramos positivamente, y que las consecuencias que se derivan de esta nueva forma de organizarse son mejores que las anteriores. Así, si las consecuencias son positivas, la conducta premiada tenderá a repetirse en el futuro con más facilidad.

3. QUÉ SON Y CÓMO SE HACEN LOS RESÚMENES.
    Resumir consiste básicamente en explicar o describir algo de forma breve, expresando los rasgos más representativos o necesarios, puestos en nuestras propias palabras. Resumir adecuadamente requiere saber elegir lo importante del texto original y rechazar lo superfluo, los detalles sin importancia, evitando hacer un coleccionismo de frases importantes, y procurando generar una redacción lógica con ideas bien organizadas.

    Para que sea más fácil resumir un texto y que éste te sea útil, aquí te dejamos una serie de normas:

    • Un resumen de un texto de 1.000 palabras no deberá superar las 250 palabras. Es decir, un resumen adecuado de un texto ocupará un cuarto aproximadamente del espacio que ocupaba el texto original, o lo que es lo mismo, un 25% del total.

    • Debes procurar reflejar los datos, es decir, la información precisa que el texto original aporta, pues esta es importante. Sin embargo, los ejemplos hay que omitirlos.

    • Generalmente el resumen deberá seguir el orden del texto original.

    • La presentación de un resumen deberá recordar un texto normal, por lo tanto no podrás usar guiones, asteriscos o llaves. Además, evita siempre usar frases del tipo “este texto habla de” o “el autor explica que…”

    • Se usa punto y seguido como forma de enlazar ideas. No se emplean puntos y aparte. Por lo tanto, un resumen constará de un solo párrafo.

    • Recuerda siempre que un resumen es una interpretación personal de las ideas que contiene un texto. Y al ser una interpretación personal debes usar tus propias palabras y expresiones.

    • Antes de hacer un resumen hay que subrayar las ideas principales del texto y asegurarnos de que éstas aparecen luego en nuestro resumen.

    • Sin embargo, un resumen no es una mera colección de estas ideas principales que hemos subrayado, ni una enumeración de datos. El texto que estamos creando deberá tener unidad y sentido pleno como conjunto.

    • Un buen resumen contendrá las ideas principales para poder, sólo con leerlo, reproducir toda la esencia del texto.

    • Es muy útil hacer resúmenes en los libros de texto que no traen uno al final del capítulo, para así memorizar y sacar las ideas principales.

    Un buen resumen tiene detrás un trabajo previo, principalmente de familiarización con el texto original, ¿pues de qué otra forma íbamos a poder resumir las ideas más importantes de un texto si no hemos trabajado antes la información nueva que nos dan?

    Así que ten en cuenta los siguientes pasos para la realización de un resumen:

    1. Primera lectura explorativa del texto: lee descubriendo de qué trata, de qué tema general te están hablando.

    2. Lectura detenida del mismo: fíjate en los detalles, lee con cuidado.

    3. Usar el diccionario: busca todas y cada una de las palabras que no comprendas o que dudes de su significado y anótalo.

    4. Subrayar las ideas principales: vuelve al texto una vez más y subraya las ideas más importantes, esas que serán la base sobre la que luego se irán añadiendo detalles más superfluos.

    5. Comprobar si el subrayado expone fielmente el contenido del texto: ¿has subrayado lo importante? ¿con sólo leer lo subrayado sabrías de qué trata el texto? ¿has omitido algún dato crucial?

    6. Partiendo de lo subrayado, poner con nuestras propias palabras los puntos más destacados: ahora viene lo más difícil, que es evitar copiar palabra por palabra estas ideas principales y poner a trabajar al escritor que llevas dentro. Rebusca entre tus propias palabras para conseguir comprender y explicar por escrito qué has leído.

    7. Ordenar las idas expresadas con nuestras propias palabras: simplemente dale coherencia a lo que has escrito, únelo formando un texto completo que, en esencia, esté transmitiendo la misma información que el original, sólo que con menos detalles poco importantes.

    8. Revísalo: una vez terminado lee el resumen que tú has hecho. Corrige las faltas de ortografía, comprueba que tiene sentido, y verifica que están todas las ideas importantes y que no has puesto ideas secundarias o ejemplos sin importancia.

4. QUÉ SON Y CÓMO SE HACEN LOS ESQUEMAS.
    Cuando nos enfrentamos a una gran cantidad de información nueva es fácil perdernos entre tantos conceptos, desconocidos hasta entonces. Para estudiar bien, primero tenemos que familiarizarnos con el vocabulario y con el tema del que trata. Para ello hacemos una primera lectura rápida. (Por ejemplo, el tema es de “La célula”, nos habla de los diferentes orgánulos y las funciones que desempeñan). Después hacemos una lectura más pausada, profundizamos y buscamos en el diccionario las palabras que no sepamos. En la tercera lectura subrayamos los conceptos importantes, sus definiciones, datos a tener en cuenta…

    Una vez hemos trabajado el tema, y sólo entonces, podemos ponernos a elaborar un esquema. Excusas del tipo “no se hacerlo”, “no lo entiendo”, “no me sale bien”… normalmente se solucionan cuando tenemos en cuenta que un esquema es imposible hacer sin haber leído y trabajado antes el tema. Si lo hacemos bien, será de gran ayuda tanto para repasar como para ayudarnos a terminar de estudiar y de fijar los conceptos.

    Hay que saber que un esquema muestra de forma lógica y visual la información más sobresaliente, es decir, los datos necesarios e imprescindibles, concentrados en el menor número de palabras posible.

    Se elabora de forma muy ordenada y cuidadosa, para que en un sencillo golpe de vista podamos sacar sin dificultades la estructura del tema.

    Cada profesor puede pedir que hagas los esquemas para clase de una forma determinada. Está bien, hay que adaptarse a las demandas. Pero para estudiar en casa, te proponemos esta forma.

    A continuación verás un esquema sobre cómo hacer esquemas (es redundante, ¿verdad? Pero fíjate bien, ¿a que lo ves claro?):


    ESQUEMAS. PARA QUÉ SIRVEN Y CÓMO HACERLOS

    1. ¿PARA QUÉ sirve un esquema?

    - Nos ayuda a MANTENER fija la atención.
    – Minimiza la monotonía delestudio, haciéndolo más variado y activo.
    – Una vez hecho, AHORRA tiempo y energía.
    – Facilita muchísimo el repaso.
    – Es una gran ayuda para nuestra MEMORIA.
    – Hacemos del estudio algo más personal y más racional.


    2. ¿CÓMO hacemos un esquema?

    4 REGLAS BÁSICAS:

    - PRECISIÓN

    - BREVEDAD

    - CLARIDAD

    - CONCISIÓN

    - Usar llaves no es muy conveniente cuando tenemos un tema de estudio con muchas subdivisiones, porque lo más importante acaba concentrado en el extremo del folio y casi sin espacio.
    – Usar números y letras lo menos posible, pues dificultan la comprensión (Ej: 1. La célula. 1.1. Orgánulos celulares. 1.1.1. El núcleo. 1.1.2. Las mitocondrias)
    – Usar signos para realzar el texto, subrayar con colores, usar diferentes tamaños de letra (esto facilita el golpe de vista).
    – Poner el menor número posible de palabras, así facilitamos la captación del tema de un vistazo.
    – Usar nuestras propias palabras y expresiones.
    – Elementos fundamentales: el título, los apartados y las ideas que explican cada apartado.
    – Debe predominar el blanco del papel sobre lo escrito.
    – Hacerlo una vez que hayamos estudiado en profundidad el tema.
    – Una vez terminado, revisarlo cuidadosamente para comprobar si se puede resumir más.



    Vamos a hacer un ejercicio.

    Fíjate en el punto 2.“¿CÓMO hacer un esquema?” ¿Crees que se podría resumir más? Por ejemplo, así:

    2. ¿CÓMO hacemos un esquema?

    4 REGLAS:

      – PRECISIÓN

      - BREVEDAD

      - CLARIDAD

      - CONCISIÓN

      – NO usar llaves si hay muchas subdivisiones.

      - Usar números y letras lo menos posible.

      - Usa signos, colores, subrayado, mayúsculas…

      - Ahorrar palabras => golpe de vista.

      - Usa TUS palabras.

      - Elementos: Título, Apartados,Ideas(explican cada apartado)

      - + blanco que escrito.

      - 1º estudiar en profundidad

      - Revísalo y resúmelo más


    Como ves, se ha podido resumir más y concentrarlo todo en menos espacio. Así resulta mucho más visual. Evidentemente, ya sabes que las cosas se aprenden haciéndolas. Prueba muchas veces, equivócate y aprende de tus errores, descubre tus propios trucos, juega con las ideas, haz tuyos los conceptos nuevos, ponte a trabajar y verás como obtienes los resultados esperados.
5. QUÉ ES Y PARA QUÉ SIRVE UN MAPA CONCEPTUAL.
    Un mapa conceptual es, en esencia, una herramienta que te va a permitir estudiar y aprender mejor. Consiste en la representación gráfica del conocimiento, es decir, es un esquema de la información que hay expuesta en un tema.

    Su finalidad principal es organizar de forma visual los conceptos, los cuales estarán en el interior de cajitas o círculos. Éstos estarán unidos entre sí mediante líneas, las cuales se encargan de establecer las relaciones que existen entre varios de estos conceptos.

    ELEMENTOS QUE LO COMPONEN

    Está formado por tres elementos principales:

      1. Nodos: son las formas geométricas. En nuestro ejemplo, son los ovalos, que contienen en su interior los conceptos.

      2. Enlaces o conectores: conjunto de líneas que expresan las diferentes relaciones que puede haber entre los conceptos estudiados.

      3. Palabras enlace: son aquellas que pueden colocarse escritas sobre las líneas de enlace, y que aclaran la relación que hay entre los dos conceptos que une dicha línea.

    ASPECTOS A TENER EN CUENTA PARA ELABORAR UN MAPA CONCEPTUAL

    Para garantizar que sea útil, el mapa ha de tener las siguientes características:

      Jerarquización: consiste en organizar de los conceptos, organizándolos en base a su importancia. Así, el título del tema irá en el centro, y en los extremos los ejemplos.

      Selección: hay que lograr coger sólo la información significativa, aquellos aspectos más importantes del tema. Por lo tanto, la elaboración de un mapa conceptual conlleva un trabajo previo importante con el texto:

      - Lectura comprensiva del mismo.
      – Localización y subrayado de las ideas principales.
      – Determinar la jerarquía de lo seleccionado, identificando temas y subtemas.
      – Establecer las relaciones.
      – Emplear correctamente las imagenes, símbolos y las opciones gráficas.

      Impacto visual: dicha característica da como resultado un mapa sencillo, claro y bien relacionado. Esto se consigue haciendo y rehaciendo el mapa hasta conseguir que sea aquello que buscamos, así como empleando los recursos gráficos que más se ajusten a nuestras necesidades (por ejemplo, usar óvalos para las ideas principales, rectángulos para las secundarias; graduando el color, siendo más intenso el de las ideas principales y más atenuado el de las secundarias…), pero siempre debe ser algo personal de cada uno.

    Además de estos tres pilares fundamentales para la correcta elaboración de un mapa conceptual (jerarquización, selección e impacto visual), también hay que tener en cuenta otros aspectos técnicos:

    - Los conceptos no se pueden repetir, por lo que hay que organizar muy bien el espacio para que un concepto aparezca sólo una vez.
    – No ha de ser simétrico necesariamente.
    – No hay un modelo único de mapa. Ante un mismo texto, dos personas pueden elaborar dos mapas diferentes. Lo importante es que, aunque haya diferencias idiosincrásicas, tanto la jerarquía como las conexiones han de ser lógicas y correctas.

    Y recuerda que, una vez termines el mapa, hay que comprobar que está correcto, que no existen fallos, ver si todas las conexiones son válidas y si se refleja la información del texto. Por último, reflexionar delante del mapa ya hecho, intentando encontrar nuevas conexiones que previamente no se habían llegado a ver. Esta parte es muy importante en lo referente al aprendizaje por descubrimiento, asentando las ideas expresadas y generando otras posibles, igualmente válidas.

6. EL SUBRAYADO.
    No toda la información contenida en un texto es importante. Por eso, cuando subrayamos, lo hacemos para centrar nuestra próxima lectura en las partes que necesariamente tenemos que aprender. De ahí la importancia de no subrayar todo el documento, pues estaríamos cometiendo un grave error: si subrayo todo, es porque todo es importante; con lo cual no sería necesario subrayar.

    “Es que todo me parece importante”. Esta es la queja más expresada por los alumnos cuando se enfrentan a un mal subrayado. Hay que destacar que la cantidad de texto subrayado dependerá de varios factores. Entre ellos, destacan la naturaleza del material, los fines que buscamos al subrayar y la familiaridad que tenemos con el contenido. Por eso es imprescindible una primera lectura y toma de contacto con el texto y sus detalles antes del subrayado, para aumentar la familiaridad y que no toda la información contenida nos sea novedosa. Así evitamos caer en el error de confundir la información nueva con la importante.

    El subrayado es una técnica muy completa, pues con su aplicación consciente conseguimos las siguientes ventajas:

    • Se agiliza el estudio.
    • Es un motivador del proceso lector.
    • Fija la atención, manteniéndonos despiertos, y no sólo leyendo en modo “piloto automático”.
    • Ahorra tiempo en los repasos, evitando tener que releer todo el texto de nuevo.
    • Incrementa el rendimiento.

    Cómo subrayar

    Materiales: no se recomiendan rotuladores o bolígrafos, pues son permanentes y no se pueden borrar en caso de equivocación. Lo ideal es un lápiz rojo para las ideas principales o conceptos y uno azul para las secundarias o las definiciones.

    Subrayar es un proceso lógico que consta de las siguientes fases:

      – El subrayado ha de ser justo después de realizar las lecturas del texto. De nada sirve hacer una lectura hoy y comenzar a subrayar mañana.
      – Hacer una primera lectura del texto sin subrayarlo. Es un primer acercamiento al material: vemos la longitud del tema, el título, los gráficos, nos familiarizamos con la temática.
      – Subrayado en la segunda o tercera lectura, nunca en la primera. Previamente hemos tenido que sacar las ideas principales y los detalles importantes con una lectura comprensiva.
      – Seleccionar cuidadosamente el texto a subrayar, de forma que sólo las frases o palabras esenciales sean las elegidas. Si leemos únicamente lo subrayado, ha de tener sentido y nos debe permitir comprender la idea esencial, los detalles importantes y las definiciones.
      – Además, habrá que destacar las palabras técnicas y específicas del tema. Se puede subrayar también algún ejemplo significativo y alguna idea secundaria si se considera oportuno.
      – Hay que ser consciente de que no se puede subrayar mucho. Si consideras que todo el párrafo es importante (o bien 5-6 líneas consecutivas), haz una línea vertical en el margen derecho.
      – Por último hay que revisar el texto una vez subrayado, por si hemos subrayado alguna frase que no era importante, corregirlo, y si nos hemos saltado alguna idea principal o palabra clave, subrayarla.


    Ejemplo de subrayado:




    Algunos trucos:

    A lo largo de tu formación académica irás adquiriendo y adaptando a tu forma de estudio diferentes técnicas. Unos truquillos a la hora de subrayar que puedes modificar y hacer tuyos son los siguientes.


      – Usar línea vertical para seleccionar un párrafo completo que consideras importante. No conviene abusar, pues nos desmotivamos al ver tanta cantidad.
      – Signo de interrogación (?) al lado de un párrafo que consideras dudoso, del que tienes que buscar más información que te permita comprenderlo o preguntar al docente.
      – Signo de más (+), para señalar aquella idea que necesitas ampliar, bien porque es importante y piensas que está poco desarrollada en tus apuntes o bien porque te interesa y te gustaría conocer más.
      – Asterisco (*) para aquellas ideas o puntos que sepas que han caído en examen otros años o que el profesor ha dicho que posiblemente esa parte entre en el examen próximo.
      – Signo de exclamación (!), es una llamada de tu atención para aquellos párrafos o ideas que sabes que te cuesta aprender o que consideras los más importantes. Serán los párrafos a los que volverás una y otra vez para conseguir memorizar.
      – Llave ({) para indicar que ese punto está ya esquematizado y es mejor obviarlo de la lectura del libro y estudiarlo por tu esquema.
      – Usa post-it y haz pequeños esquemas a los márgenes que te ayuden a mantener la atención mientras estudias.
      – Subrayar es una cosa y estudiar es otra. El subrayado es una herramienta para tu estudio, añádele otras herramientas, como notas al margen, esquemas, ayudas mnemotécnicas, ejemplos…
      – Cada relectura del material subrayado puedes volver a subrayarlo, cada vez más escaso, y con diferentes colores, principalmente como mecanismo para conseguir mantener la atención en el texto y “desactivar el piloto automático”.
      – Olvídate de que quede “bonito”. Tiene que ser útil y estar trabajado, los apuntes y los libros son un medio para un fin (el aprendizaje) y no un fin en sí mismo (unos apuntes bonitos para meter en cajas o tirar una vez aprobada la asignatura).


    Un caso práctico.

    Olvidémonos del contenido específico del texto de la imagen y fíjate en el procedimiento que se ha seguido, como ejemplo real que reúne varias de las técnicas hasta ahora mencionadas:

    - Primera lectura sin subrayar.
    – Segunda lectura, que incluye subrayado con fluorescente celeste y verde.
    – Tercera lectura (sólo de lo subrayado previamente), se insiste con el subrayado de ideas clave en rotulador azul marino y se hacen esquema que sustituyen a párrafos, en notas o a los márgenes.
    – Cuarta lectura, realizando anotaciones de símbolos a lápiz.
    – Posteriores lecturas, incidiendo en las anotaciones a lápiz.


7. PREPARACIÓN DE EXÁMENES.
    Para prepararnos para un exámen, tenemos que tener en cuenta una serie de consideraciones básicas:


    ASEGURATÉ:


      – Leer el temario dado y preguntar las dudas.
      – Estudiar cada tema: subrayar, hacer esquemas, resúmenes…
      – Cuando un tema queda bien aprendido, no se olvida fácilmente.
      – Cuando se aproxime el examen, tenemos que repasar para afianzarlos más en la memoria.
Cuando se ha trabajado y se sabe el examen, no debemos preocuparnos.


CONSEJOS A LA HORA DE REALIZAR UN EXAMEN:
    Tranquilizarse ante el examen: “los nervios no sirven para nada sirven y para todo estorban”
      – No estudiar todo de golpe el último día.
      – No hables con los compañeros antes de realizarlo, te parecerá que no recuerdas nada y aumentará tu nerviosismo.
      – No intentes comprobar si recuerdas todos los temas, antes del examen tu mente está en tensión, ya no puedes reforzar tu memoria, así que concéntrate en lo que vas a hacer.
      – Estar en plena forma física y mentalmente: Debes dormir bien y descansar lo suficiente antes del examen
      – No dejes todo para el último momento, si lo haces no le das tiempo a la memoria para asentar la información que recibe, la memoria necesita reposo y el recuerdo será más fácil si existe orden.


ENTENDER BIEN LO QUE SE PREGUNTA:
    – Leer bien las preguntas. Léelas todas. A veces, puede haber más de una que haga referencia al mismo tema, y tendrás que decidir el enfoque y el contenido para cada una.
    – Si cuando las has visto todas, alguna no es muy clara, pregunta al profesor y te las aclarará.
    – Antes de contestar cada pregunta en particular, léela varias veces, hasta que te asegures de su comprensión. Busca la palabra clave que te indica qué hacer: explica, demuestra, define, calcula, encuentra…
    – Después de contestar, lee nuevamente la pregunta y la respuesta y valora si ésta respondes efectivamente a lo que se pregunta.


ORGANIZACIÓN DEL TIEMPO DURANTE LA PRUEBA
    – Hay que tener en cuenta si las preguntas valen mas puntos unas que otras, puesto que no se le debe dedicar el mismo tiempo a una que vale 3 puntos que a una que vale 1 punto.
    – Hacer una distribución rápida del tiempo. Debemos dejar tiempo para el repaso.
    – Se debe comenzar por las cuestiones que mayor valoración tengan, y por las que mejor se saben. La mejor forma de contestar es haciendo, al principio, un esquema que nos guíe durante el examen.
    – Cuando no hay tiempo para responder alguna cuestión se deben expresar las ideas básicas, aun que sea de manera superficial. Así demostrarás que efectivamente sabías lo que debías poner.
    – Procura ser claro y breve; hacer bien un examen no consiste en escribir mucho, sino contestar con precisión a lo que se te pregunta.


POR ÚLTIMO REPASAR EL EXAMEN

Antes de entregar el examen, debes revisar:

    - El contenido: asegúrate de que has contestado todas las preguntas, que las respuestas estén completas, que no haya errores de contenido y de que no recordamos nada nuevo.
    – La forma: la presentación (que esté sin borrones, ni tachaduras), la letra clara y legible, las líneas rectas. Procura dejar un espacio en blanco, por sí al repasar surgen ideas nuevas. Corrige las faltas de ortografía y los posibles errores de estilo.




8. LA IMPORTANCIA DE LA COMPRENSIÓN LECTORA.
    La comprensión lectora es la capacidad para entender lo que se lee.

    Es importante para cada persona entender y relacionar el texto con el significado de las palabras.

    El desarrollo de habilidades para la comprensión lectora es una vía para la dotación de herramientas para la vida académica, laboral y social de los estudiantes.

    La falta de comprensión lectora genera pobreza. Entender lo que se lee es un requisito para que un niño se convierta en un adulto que progresa y contribuya al desarrollo de la familia y del país.

    El entrenamiento de la competencia lectora es una de las herramientas más importantes para evitar el fracaso escolar.


    ¿CÓMO ENTRENARLA?


    LEYENDO: El hábito lector es necesario para aprobar los estudios, sano porque ejercita la mente y satisfactorio cuando la persona se acostumbra. La cuestión es motivar no sólo a las nuevas generaciones sino también a sus familias.


    ES TAREA DE TODOS

    Tipos de lectura:

      – Lectura globalizada (skimming): pasar la vista por un texto, generalmente, es así como uno lee el diario.
      – Lectura focalizada (scanning): buscar uno o varios datos incluidos en un texto, sin atender a la totalidad de la información.
      – Lectura extensiva: leer textos largos, buscando una comprensión global.
      – Lectura intensiva: leer textos para extraer información específica.
      – Lectura crítica: leer con el propósito de evaluar el texto, analizando la calidad literaria, la actitud del autor, etc.
EJERCICIOS PARA DESARROLLAR LA CAPACIDAD LECTORA
    – Contestar preguntas sobre el texto, rellenar huecos, emparejar palabras o fragmentos de frases, recomponer textos, comparar textos, poner un título a un texto, resumirlo, etc.
    – Leer con fluidez y a una velocidad acorde con su nivel.
    – Entender información implícita;
    – Captar el sentido figurado, el doble sentido, los juegos de palabras…
    – Distinguir la idea principal de los detalles secundarios.
9. ¿CÓMO MEJORAR LA ORTOGRAFÍA?.
    Uno de los problemas con los que nos encontramos en las aulas son las faltas de ortográficas de nuestros alumnos/as. Estas faltas se cometen de forma escrita, tanto en papel como en el ordenador.

    Sabemos que no es suficiente con leer mucho ni con estudiar de memoria las normas ortográficas. Entonces… ¿cómo mejorar? Aquí os dejo algunos consejos para practicar en clase o en casa:

      - Las actividades de deletreo. Los alumn@s pueden deletrear palabras a otro alumn@ de la siguiente forma: Ambos verán una palabra escrita, luego la taparán y uno la deletreará al otro, de principio a fin.

      - Juego del ahorcado. Nos servirá para jugar con letras y palabras, aprender a descomponerlas y si no sabemos cómo se escribe… “acabaremos colgados en la soga”.

      - Leer un texto y subrayar las palabras que pueden presentar dificultad ortográfica. Se creará una imagen mental de cada una y se deletrearán. Luego se hará un dIctado.

      - Diario de errores: Cada alumno/a puede llevar un diario con las equivocaciones cometidas, junto a su forma correcta…

      - Usar el diccionario .




    ¿COMO ENSEÑAR ORTOGRAFÍA?.

    Es común pensar que para escribir sin faltas de ortografía te debes aprender todas las reglas ortográficas, pero la realidad es que las personas que tienen buena ortografía en realidad no recuerdan la norma: recuerdan la palabra y más que recordarla la VEN EN SU MENTE.


    PROCESO MENTAL PARA ENSEÑAR ORTOGRAFÍA.

    1.- Las personas con buena ortografía ven en su mente la imagen de la palabra que quieren escribir.
    2.- Si la imagen es bastante clara escriben la palabra sin error. Cuando no se recuerda la palabra entonces se escribe con variantes para “ver la que se ve mejor”.
    Si la duda sobre cómo se escribe una palabra es muy fuerte se consulta un diccionario o se investiga cómo se escribe. Pero esto sólo se logra si eres consciente de que estás escribiendo mal la palabra. Si un niño escribe “baca” y no tiene ninguna imagen de la palabra en su mente no se dará cuenta que la está escribiendo mal.
    3.- Finalmente se escribe la palabra.


    SOLO CUANDO EL NIÑO VEA LAS LETRAS DE LAS PALABRAS EN SU MENTE TENDRÁ LA CERTEZA DE SU ORTOGRAFÍA.

    Hay que enseñar estrategias para vincular la memoria visual con la ortografía.



    COMO ENSEÑAR ORTOGRAFÍA (PASOS BÁSICOS):

      1.- La enseñanza de la ortografía se debe iniciar cuando el dominio de la escritura sea claro y fluido, más o menos hacia los 8 años de edad.
      2.- Es recomendable priorizar las palabras de mayor uso y mayor problema ortográfico.
      3.- A partir de los 12 años se puede comenzar un trabajo de profundización. Este momento es adecuado para estudiar las reglas ortográficas.
      4.- Explicar el significado de la memoria visual: Esto se logra haciendo unas sencillas preguntas por ejemplo: ¿de qué color es el traje de superman? o ¿cuántas ventanas hay en tu casa?. Una vez contestadas se le hace ver al niño que para responder estas preguntas tuvo que ver la imagen de superman o de su casa en su mente. Eso es memoria visual.
      5.- Fortalecer la memoria visual del niño.
      6.- Vincular la memoria visual a la ortografía: Esto se logra con tarjetas recortables. Cada tarjeta tiene una palabra escrita con letras de distintos colores. Estas tarjetas permiten que el niño haga una “fotografía mental” de la palabra.
      7.- Dominar el vocabulario básico más habitual fortaleciendo la estrategia visual.
      En esta parte se trata de dominar las palabras que habitualmente se escriben mal. Después cada estudiante hará su vocabulario personal.
      8.- Evaluación final. En este paso se trata de conocer el avance del alumno con una evaluación de 100 palabras.



    La ventaja de este método es que sólo se realiza una vez y cuando se incorpora el trabajo ortográfico mejorará paulatinamente.

10.- ORGANIZACIÓN EFICAZ DEL TIEMPO Y LAS TAREAS.
      Desde muy pequeños, debemos educar a los niños en la disciplina de la organización eficaz del tiempo y en la realización correcta de las tareas y deberes para que lleven a cabo un estudio con garantias de éxito y hay que ponerlo en práctica con el apoyo y la guía de los padres.

      Regularidad y disciplina en el estudio de los niños, cuando se llega a casa por las tardes, hay tiempo para:
      – Merendar,
      – Hablar de cómo ha ido el colegio, con los amigos, con los profesores.
      – Comentar las anécdotas nuevas…
      – Todos tenemos responsabilidades y debemos cumplir con ellas. Si al principio cuesta, se puede poner un sistema de premios por acuerdos conseguidos.
      – Se debe empezar con los niños pequeños dedicando una hora todos los días para leer un cuento, hacer un dibujo, aprender a hacer puzzles, a recortar o a hacer los nudos de los zapatos.

      Al principio, significará tener que ponernos todos los días con ellos sin excepción. Con el tiempo, veremos cómo podemos ir dejándolos a ellos solos porque habrán adoptado esa costumbre de ponerse todos los días a trabajar.

      Si nos ha sobrado tiempo, podremos; Jugar, ver un poco de televisión o jugar con el ordenador (siempre controlando el tiempo) y en este orden: primero trabajo y luego distracción.

    ¿Cuanto tiempo deben dedicar los niños al estudio?

    Cuando los niños tienen entre 7 y 8 años, podemos introducirles en el concepto del tiempo de estudio. No deben pasar toda la tarde haciendo deberes. Hay que controlar el tiempo que dedican a la actividad e intentar que lo disminuyan poco a poco. Le proponemos intentar ganarse a sí mismo y superar su propio record.

    El objetivo de este sistema no es agobiarles con el tiempo, sino hacerles comprender que cuando nos ponemos un tiempo, las cosas cunden de una manera más eficiente. Así, cuanto antes terminen, más tiempo tendrán para jugar después. No podemos dejarlo todo para el final, ya que siempre habrá alguna excusa para no hacerlo (ya estoy cansado, no me apetece, mejor que me lo expliques mañana….).


    ¿Qué y Cómo hacerlo?

      – Anotar y seguir las anotaciones de la Agenda Escolar.
      – Conocer el horario de la clase.
      – Planificar las actividades, deberes y exámenes.
      – Establecer prioridades entre ellas.
      – Planificar con tiempo los exámenes.
      – Ponerse siempre en el mismo lugar de estudio.
      – A la misma hora.
      – En un lugar adecuado.
      – Primero, se debe estudiar la pregunta y, luego, se hacen los ejercicios.
      – Si estamos atentos en clase a la explicación, lo estudia en casa, lo aprende, hace ejercicios, los corrige en clase, hace resumen o esquema y repasa las preguntas cada cierto tiempo hasta el día del control. Estamos cerca del éxito.Todo se consigue con esfuerzo



    Ventajas de una buena gestión del tiempo

    Las ventajas de contar con una buena planificación para atender adecuadamente a las tareas del estudio son evidentes:

      • Permite distribuir el tiempo de manera que se pueda atender ordenadamente a todas las actividades y responsabilidades del día: familiares, laborales, sociales, estudio , ocio, etc.
      • Se aprovecha mejor el tiempo .
      • Evita vacilaciones –“pérdida de tiempo”- sobre lo que tiene que hacer cada día.
      • Ayuda a crear hábitos de orden y organización .
      • Contribuye a poder cumplir los compromisos adquiridos.
      • Obliga a una sistematización y regularidad en el trabajo.
      • Ayuda a priorizar. Impide que se olvide lo que hay que hacer y que es lo más importante.



    ¿Cuánto tiempo?

    Una vez establecido el tiempo de cada actividad quedará fijado con carácter diario: siempre la misma cantidad de tiempo, a la misma hora y en el mismo lugar. Esta es la clave del éxito de un horario personal de estudio .

    Es aconsejable estudiar siempre:

      -En el mismo sitio, en un lugar definido y destinado para ello.
      – Este lugar debe estar aislado, lo más posible, de ruidos y elementos que puedan distraerte.
      -Tener buenas condiciones de iluminación. Si es luz artificial es aconsejable un flexo o lámpara sobre la mesa.
      -Ventilación y temperatura adecuada: los lugares muy cerrados con mala oxigenación cansan y fatigan.
      -Se debe disponer de una mesa amplia y ordenada donde quepa todo el material que se necesite.
11.- ORGANIZAR LA AGENDA ESCOLAR: CONSEJOS PARA NIÑOS.
      Para ayudarnos a mantener nuestra rutina, terminar cada día las tareas que tenemos pendientes y para no olvidar cuáles son los deberes, existe un pequeño cuaderno que puede ayudarnos enormemente. Es la agenda escolar.
      Ideas para organizar la agenda escolar:

        1. Apunta los exámenes utilizando un color específico. Elige un color para anotar, en las fechas correspondientes, los exámenes que vas a tener.

        2. Utiliza otro color para apuntar las lecciones que deberás leer, y los deberes que deberás entregar. Al escribir estos datos con otro color podrás diferenciar las actividades que mencionas a la hora de organizar la agenda escolar. Algunos estudiantes apuntan los deberes en la fecha en la cual el profesor ha explicado estas actividades, mientras que otros alumnos anotan estas actividades en la fecha en la cual deberán entregar los deberes. Averigua qué sistema funciona mejor para ti.

        3. ¿Cuándo son las vacaciones? Utiliza otro color para anotar los días en los cuales no tendrás que ir a clase.

        4. El post-it puede ayudarte. Puedes utilizar estas pequeñas hojas para apuntar la información que todavía no es segura, como algunas fechas de exámenes que los profesores todavía tienen que confirmar. Puedes conseguir estas hojas en diferentes colores, y utilizar el color que corresponda al color del bolígrafo que utilizas para ese tipo de actividad.

        5. Primero en lápiz. El resultado será mejor si utilizas un lápiz para apuntar la información que todavía no está confirmada. Luego podrás escribir estos datos con un bolígrafo.

        6. ¡Llévala siempre contigo! Esta agenda te ayudará a organizar tus actividades diarias, y es importante tenerla siempre en tu mochila.



      Pasos para organizar la agenda

        1 Ponle un nombre a tu agenda para la escuela. Esto puede sonar extraño, pero cuando nombras a un objeto, le concedes una mayor presencia en tu vida.

        2 Escribe marcadores para las diferentes secciones o materias cuyas actividades organizarás con tu agenda. Registra los deberes y proyectos para cada asignatura debajo de su sección correspondiente. Usa viñetas para puntos claves, y si tienes espacio, crea una sección adicional para recordatorios y eventos importantes.

        3 Haz que tu agenda forme parte de tu vida diaria. De esta manera, evitaras consultarla un día sólo para olvidar usarla por completo la siguiente semana.

        4 Anota las fechas de entrega para todos tus trabajos en cuanto las conozcas. Escribe las páginas del libro de texto que entrarán en el examen y cualquier otro dato que el profesor te sugiera incluir.

        5 Revisa por adelantado cualquier plan que incluya varias actividades; repasar lo que necesitas dos o tres días antes del evento puede ser muy útil.

        6 Usa un código de colores para separar diferentes entradas en tu agenda. Por ejemplo, puedes marcar en amarillo los trabajos que deben entregarse durante esa misma semana.

        7 No dudes en registrar cualquier cosa en tu agenda: fiestas, exámenes, entregas de proyectos, compras que debas realizar.

        8 Usa notas adhesivas de colores para resaltar algunos eventos.

        No tires a la basura las páginas viejas; nunca sabes cuándo podrías necesitar consultarlas de nuevo. Si quieres separar las hojas, puedes guardarlas en un archivador.

        10 Felicítate por los logros que puedes conseguir planeándolos con anticipación.

        11 Si te es posible, compra una agenda en una tienda de artículos para oficina, o consigue una en tu escuela; tienen calendarios ya impresos y espacio para realizar anotaciones en cada fecha.



      INSTRUCCIONES DE USO

        Llévame todos los días al colegio.

        Cuídame y consérvame limpia.

        Anota diariamente las tareas, las cosas de las que quieres saber más, preguntar o investigar.

        Tienes un espacio diario para aquello que debes recordar, como fechas de evaluaciones, fechas para entregar trabajos, cumpleaños, fiestas, comprar algo, devolver algún libro…

        Si me usas bien te voy a ayudar mucho, sobre todo a organizar tu tiempo, tus estudios, a no olvidarte de nada,…

        Tienes un espacio para la comunicación entre tus maestros y tu familia

        ¡CONSÚLTAME DIARIAMENTE!

12.- LA CALIGRAFÍA.

    DIFICULTAD DE ESCRITURA Y COMPRENSIÓN

    La escritura puede resultar difícil para muchos niñ@s y si resulta ilegible puede ser motivo de malas calificaciones, aunque el contenido sea correcto. En el caso de los niñ@s con trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) debido a su falta de atención y concentración e impulsividad, la probabilidad de presentar dificultades y errores del aprendizaje como disgrafías, discalculias, dislexias o problemas de comprensión de lecto-escritura, es mayor.

    Los niños cometen más errores en función de la longitud de las tareas de copia. En este sentido debemos dividir una tarea larga en varias tareas cortas, exigiendo tiempos de concentración más cortos.


    FASES DEL APRENDIZAJE DE LA ESCRITURA-CALIGRAFÍA

      -Primero el niñ@ adquiere un control grafo-motor para familiarizarse con las letras;
      -Posteriormente se centra al niño en la práctica de la escritura en sí.
      -Por último una etapa de perfeccionamiento cuando el niño escribe con su propio estilo una vez que ha interiorizado los mecanismos de la escritura. Para ello, el niño debe de practicar el trazo de las letras cuidando que se realiza en la dirección correcta y de forma proporcionada.

    Conseguir que un texto sea legible, es cuestión de práctica. La forma de escribir de forma clara es a través de fichas y cuadernos especializados en los que se practica la caligrafía.

    Primero hay que detectar entre padres y profesores cuáles son las causas de la mala caligrafía, si es un problema de destreza motriz, de impulsividad, problemas de percepción o de orientación espacial y temporal, baja autoestima u otros.

    En muchas ocasiones los niñ@s hiperactivos presentan una caligrafía pobre, desorganizada y con frecuentes omisiones.



    RAZONES:

    Muchos niños tienen mala coordinación viso-motriz y dificultades perceptivo-espaciales que dificultan la escritura.

    Otros tienen una aceptable coordinación motriz, pero carecen de la automatización adecuada.

    Se recomienda la práctica diaria de caligrafía, pero no en el sentido tradicional de “cuanto más escribas mejor escribirás”, sino poca caligrafía pero bien escogida.

    Teniendo en cuenta que un exceso de esta actividad redundaría en una caligrafía peor, se recomienda realizar sólo unos renglones cada día.


    SUGERENCIAS PARA MEJORAR LA CALIGRAFÍA:

    1 renglón para niños de 1º de primaria.
    2 renglones para niños de 2º de primaria.
    3 renglones para niños de 3º de primaria.
    4 renglones para niños de 4º de primaria.
    5 renglones para niños de 5º de primaria.

    La caligrafía deberá reeducar aquellos enlaces, letras o giros que el niño realice incorrectamente. Para ello será mejor que nosotros elaboremos la caligrafía en función de lo que el niño necesite.

      IMPORTANTE:

      El refuerzo positivo de la caligrafía correcta en las tareas de clase y aumento de la motivación por escribir



    CONSEJOS A LA HORA DE ESCRIBIR:

      Centrar la recuperación en aquellos aspectos específicos que estén alterados. Por ejemplo, no hacerle realizar hojas y hojas de caligrafía de modo indeterminado si el niño sólo tiene que automatizar el trazo correcto del enlace entre las letras “br” y no olvidarse de trazar correctamente el palito de la letra “a”.

      Comprar un cuaderno y pedir al niño que realice hojas sin control no tiene sentido. No escribirá mejor y contribuirá a que odie a hacerlo.

      El niño debe estar relajado y motivado. Él tiene que saber que sus ejercicios son importantes y valorar sus mejorías. Es imprescindible que el niño pueda comprobar claramente que mejora. Felicítele cuando observe cualquier mejora.

      Cerciórese de que la altura a la que se sienta el niño a la mesa es la adecuada para propiciar una escritura más correcta. Asegúrese de que esté bien sentado, con la espalda en el respaldo de la silla y los pies apoyados en el suelo.

      La distancia de los ojos al papel debe de ser de unos 20-25 centímetros. No debe de mover el papel continuamente.

      Con la mano contraria a la que escribe debe de sujetar el papel con seguridad pero sin que haya tensión.

      En el caso de que sea diestro, es correcto inclinar la hoja ligeramente a la izquierda, y si es zurdo a la derecha.

      La forma en la que el niño coja el lápiz o bolígrafo es importante. Debe de hacerlo con el índice y el pulgar dejando que se apoye en el anular.

      Evitar apretar demasiado el lápiz.

      Es más útil la caligrafía de doble raya porque limita al niño a dos puntos de referencia (arriba y abajo). La caligrafía en cuadritos tiene demasiados puntos de referencia, por lo que para el niñ@ hiperactivo resulta más complicado y sin son cuadritos pequeños no resultan ser guías adecuadas.

13.- PROBLEMÁTICA EN LA TÉCNICA DE LECTURA.
      La lectura rápida combinada con la capacidad de comprender, recordar y utilizar el material leído desempeña un papel de vital importancia en muchas áreas de nuestra vida.

      Por ello resulta conveniente invertir al menos media hora cada dos o tres días para empezar a incrementar estas habilidades, para que; estudiando y practicando dos o tres meses podamos leer el doble o el triple…

      ALTERACIONES DE LA LECTURA: DETECCIÓN

      Comúnmente, los niñ@s con dificultades en la lectura presenta titubeos, falta de conocimiento de las palabras, repeticiones, etc., o bien evidencia que no han comprendido lo leído, leen de memoria o inventan el texto.

      Ante todas estas dificultades, podemos detectar cuatro grupos de errores de lectura

      1. Lectura carencial o dislexica.
      2. Lectura con faltas de ritmo.
      3. Lectura con faltas del conocimiento.
      4. Lectura con trastornos en la globalización.


    PROBLEMAS DE LA LECTURA CONVENCIONAL

    La lectura lenta desgasta, porque obliga a recorrer el texto por sílabas o palabras. A esto se le conoce como Lectura Tubular.

    Se nos ha enseñado, desde la escuela primaria, a leer de esta manera, que al principio es lógica y necesaria.

    El problema es que, de adultos, seguimos leyendo de esta manera ineficaz.


    TIPOS DE PROBLEMAS DE LA LECTURA.



      a) Omisiones: Omiten palabras.

      b) Inserciones: Insertan palabras.

      c) Sustituciones: Sustituyen una palabra por otra.

      d) Pronunciación incorrecta: Pronuncia de forma incorrecta las palabras.

      e) Transposiciones: Leen las palabras en un orden incorrecto.

      f) Palabras desconocidas: Duran más de cinco segundos cuando no pueden pronunciar una palabra.

      g) Leer de forma lenta y cortada: No reconocen las palabras con suficiente rapidez.



    FACTORES QUE INFLUYEN EN LOS TRASTORNOS DE LECTURA Y ESCRITURA

    Áreas:

    - Físico: Deficiencias visuales y auditivas.

    - Ambientales: El fracaso de los niñ@s en la lectura y escritura se debe ante todo a una enseñanza incorrecta. La utilización de métodos inadecuados. También influyen factores como las diferencias culturales, las diferencias de lenguaje y problemas socio-emocional.

    - Psicológicos: Una memoria visual pobre, la inteligencia y los desórdenes del lenguaje están asociados con una lectura y escritura pobre.

    Con la Lectura Veloz podrás…

    • En el tiempo en el que ahora preparas una materia, podrás preparar tres materias.
    • Reducir el esfuerzo mental durante la lectura.
    • Aumentar el nivel de comprensión.
    • Disfrutar del hábito de leer.


    BENEFICIOS DE LA LECTURA DE COMPRENSIÓN RÁPIDA

      1- Comprender mejor en menos tiempo.

      2- Entender sin necesidad de hacer retrocesos.

      3- Leer sin movimientos de labios, lengua y/o laringe.

      4- Aumentar la concentración.

      5- Optimizar el nivel de retención del material leído.

      6- Disfrutar de una mayor relajación visual.

      7- Hacer una adecuada selección de textos.

      8- Diferenciar los conceptos esenciales de los secundarios.

      9- Saber aplicar técnicas de salteo y lectura superficial.

      10- Organizar ágilmente el repaso del material estudiado.

      11- Prepararse adecuadamente para los exámenes.

      12- Dominar estrategias para aprobar exámenes escritos y orales.

      13- Mejorar el rendimiento intelectual.

14. LA LECTURA ORGANIZADA.


      El rincón de la lectura es una herramienta primordial en la Educación Infantil.

      La literatura infantil en este etapa es una pieza clave para el desarrollo de los niñ@s, por lo que se debe intentar poner a los pequeños en contacto con los libros desde muy temprana edad.

      Leer a los niños desde su más tierna infancia aumenta su capacidad lingüística.

      Inculcar a nuestros hijos el amor por la lectura quizá sea uno de los mejores regalos que podemos hacer. La lectura favorece un mejor desarrollo afectivo y psicológico en los niños, les da la oportunidad de experimentar sensaciones y sentimientos con los que disfrutan, maduran y aprenden.

      Con los libros ríen, sueñan y viajan a otros mundos.

      Comparten momentos gratos en familia reforzando así el vínculo con los padres… En definitiva, con la lectura los niños crecen en todos los sentidos.

    CONSEJOS PARA LEER

      Organizarse: la desorganización puede estar reñida con la lectura.

      - Ser constantes: todos los días hay que leer.

      - Pedir consejo: sobre los libros más adecuados para cada niño y cada edad.

      - Escuchar: en las preguntas de los niños para conocer sus gustos.

      - Estimular: Se recomienda dejar siempre libros al alcance de los niños.

      - Dar ejemplo: las personas adultas son un modelo de lectura para niños y jóvenes, que muchas veces los imitan; es importante leer delante de ellos.

      - Respetar: los niños tienen derecho a elegir.

      - Proponer, no imponer: Hay que evitar tratar la lectura como una obligación.



    LOS ERRORES QUE MÁS SE COMENTEN

    —Introducir un ritmo de aprendizaje excesivo.

    —Repetir o enseñar lo ya sabido, provocando aburrimiento.

    Hay que ser flexibles con relación a los horarios. No se trata de imponer el orden por el orden, sino de hacerles ver que la organización está en función de su bienestar y aprendizaje.

    ESTRATEGIAS PARA ORGANIZAR LA LECTURA:



      Escoja un momento del día para sentarse a leer con el niño. Si es pequeño, puede colocar una caja llamativa que contenga varios pictocuentos.

      Niños de 4 a 7 años: la hora antes de dormir es ideal como un espacio para compartir la lectura; deje que elija la historia, debe ser entretenida.

      Al adolescente es importante acompañarlo en su lectura. Es recomendable compartir con él los momentos del día que desee dedicarlos a la lectura de artículos de interés, comics, historietas.

      Entre capitulo y capítulo es oportuno que se dé un respiro: parar por unos minutos, tomar algo, descansar, para luego retomar la lectura con mayor agilidad.

      Se recomienda un espacio con mucha luz natural, ventilación, asientos cómodos, una biblioteca variada y bien organizada (con libros clasificados según su edad).

      Ha de ser un espacio atractivo.