Cita previa: 955 688 554

Centro de Atención Temprana y Educación Especial
  
  
1.-¿LOGOPEDIA SOLO COSA DE NIÑOS


      Tenemos la falsa creencia que sólo los niños van al logopeda, pero los adultos también necesitan de dicho profesional. ¿En qué casos un adulto puede recibir tratamiento logopédico?

      A continuación exponemos las patologías más comunes que son abordadas en logopedia para adultos:

    1- Disfonía: es aquella patología en la cual la calidad de la voz se ve alterada en cualquier grado.

    Cuando la pérdida de la voz es total, estaremos hablando de una afonía.

    Las personas que padecen disfonías, habitualmente utilizan la voz como herramienta de trabajo (profesores, secretarios, cantantes…).

    2- Lesiones cerebrales: las alteraciones del lenguaje en patologías que padecen las personas adultas como consecuencia de accidentes cerebro-vasculares (ictus), traumatismos por accidentes o tumores cerebrales.

    Los trastornos que pueden presentarse como consecuencia de ello son entre otros:

    Afasias: en las que el lenguaje se ve afectado tanto a nivel de comprensión como de expresión, o en ocasiones, pueden estar afectados ambos niveles.

    Apraxias: existe dificultad para realizar movimientos habitualmente automáticos (sin dificultad motora o sensitiva). Con respecto al ámbito comunicativo y deglutorio, afectaría al posicionamiento correcto de los órganos implicados en el habla y en el acto de tragar.

    Agnosias: los pacientes que la padecen tienen dificultad para la interpretación de estímulos visuales, auditivos o táctiles. Mostraría dificultades para descifrar el lenguaje hablado, reconocer objetos, etc.

    Disfagias: cuando existe un trastorno de la deglución (problemas para “tragar” el alimento).

    Disartria: dificultad para mantener el control de los músculos implicados en el habla. Es un trastorno de la expresión verbal causado por una alteración en el control muscular de los mecanismos del habla.

    Enlentecimiento del procesamiento de la información, alteración de la atención, memoria y funciones ejecutivas: falta de agilidad de acceso al léxico y dificultades en el manejo de mensajes complejos tanto orales como escritos.

    3- Disfemia: Otra patología de gran interés es la disfemia o “tartamudez” que persiste en la edad adulta, en la que es necesario el abordaje a través de una terapia conjunta de psicología y logopedia. En general se ha de abordar, fundamentalmente, el problema atendiendo al fenómeno del temor y la ansiedad anticipados ante situaciones específicas y circunstancias de la comunicación.

    4- Cánceres de garganta o laringe: llevando a cabo la extirpación total o parcial de la laringe, el paciente queda privado del mecanismo fonatorio que produce la voz. De manera que, a la angustia que genera el cáncer se une la imposibilidad de volver a hacer uso de su principal medio de comunicación

    La rehabilitación es totalmente necesaria para compensar la pérdida de la laringe, buscando medios alternativos para retomar sus funciones:

    • Enseñanza de una voz erigmofónica: es una voz sin laringe, se produce en la unión de la cavidad faríngea con el esfínter esofágico superior, es una voz sin aire pulmonar, por lo que hay que introducir aire en esa zona para que vibre al salir de inmediato y suene.

    EL OBJETIVO NO ES CONSEGUIR VOZ, SINO CONSEGUIR UN HABLA INTELIGIBLE.

    5- Enfermedades neurodegenerativas: pueden conllevar dificultades en la comunicación y en la deglución, y por lo tanto, el papel del logopeda será el de contribuir a la optimización funcional de ambas.

    6- Enfermedades neuromusculares y otras que cursan sin trastorno cognitivo relevante: Esclerosis Lateral Amiotrófica, distrofias, miopatías, ataxias, distonías. Presentando disfagia y/o disartria.

    7- Demencias degenerativas de predominio cortical: Alzheimer. Las alteraciones del lenguaje que sufren los pacientes con demencia se denominan trastornos afásicos y pueden afectar al lenguaje hablado, la comprensión lectora y a la escritura.

    8- Demencias degenerativas de predominio subcortical: Parkinson, Esclerosis Múltiple, Corea de Huntington.

    Estas enfermedades pueden presentar disartria, disfagia, enlentecimiento en el procesamiento de la información, alteraciones de la atención y de las funciones ejecutivas, dificultades para abordar la información y alteraciones conductuales.

    En la tercera edad, los logopedas pueden ser de gran apoyo en los equipos profesionales que trabajan en las residencias, centros de día y asociaciones, para ayudar a prevenir, tratar y paliar problemas de comunicación y deglución, pues ambas dificultades acaban condicionando la calidad de vida de los usuarios.



      Así lo pone de manifiesto un estudio protoempírico de carácter exploratorio, llevado a cabo por el Colegio Oficial de Logopedas de Andalucía (COLOAN), que toma como referencia a seis residencias de mayores y seis centros de día correspondientes a distintas provincias de Andalucía.

      El documento concluye que el 55% de los residentes tienen dificultades en la comunicación, mientras que en los centros de día, el porcentaje ronda el 45%. Respecto a los problemas de deglución, las cifras se sitúan en torno al 32% en residencias y 22% en centros de día; con lo cual, la necesidad es evidente.

    “Sin lenguaje no podríamos expresarnos, ya que el lenguaje abarca sonidos, letras, gestos, miradas y lo más importante la expresión de nuestros deseos, opiniones e inquietudes.”